Santiago, 7: Santiago en 1.000.000 palabras (3/3)

P1030134

(Antedata: Perdón por la demora en postear, estaba de mudanza, y ya se sabe cómo es ese asunto de peliagudo.)

Fiódor («Fiodr» también, o «Fedor»), León y el otro… ¿cómo se llamaba? ¡Marcel! Marcel se llamaba. Pero, a ver, ¿qué se piensan? ¿Que uno tiene todo el día para andar con el ladrillo entre la manos? Pues no. Está el estrés, y las deadlines, y el tráfico, y el ocio responsable. ¿Saben cuánto tiempo pasa desde que un tren sale de una estación de metro y llega a la siguiente? Un minuto. Dos a lo sumo. ¿Y cuánto tarda un trabajador tipo en acostarse,  acomodarse las arrugas del pijama y cerrar los ojos patéticamente ante un bodoque de 500 páginas entre las manos? Cinco minutos. Siete. (Y, al otro día, retroceder 3 ó 4 páginas porque no se acuerda qué leyó. Los nombres rusos se parecen.)

Mi querido Fiódor, mi querido León (nacido «Lev»), mi querido Marcel: eso no es moderno. Moderno es un cuento de 100 palabras: se leen en el tiempo que uno está detenido en una estación, en esos carteles luminosos gigantes que adornan las estaciones y tanto enojan a Naomi Klein). Pero, amics meus, eso había que pensarlo antes de escribir, no después, no ahora (para empezar, están muertos). Ya ven, después es tarde. Después ya estamos todos con la pena de saber que jamás, jamás tendremos el tiempo ni la paz mental para leer ni «Los hermanos Karamazov», ni «La guerra y la paz» ni muchísimo menos «En busca del tiempo perdido» (ahí sí que te luciste, Marcel: ¡4 tomos! Hay que joderse).

Anuncios

3 comentarios to “Santiago, 7: Santiago en 1.000.000 palabras (3/3)”

  1. …………pueblo chico, infierno …”mas o menos”. recordá las velocidades de un pueblo aquejado de mendocinidad. pero si, muchas veces, esos libros terminan sosteniendo la pata rota de un mueble. Aunque antes de retirarme me acuerdo de la “Guerra y la Paz”: un vodka largo pero simpaticon platorico de helada soda en una siesta de verano tórrida. ¡de primera¡(sintoma de mendocinidad)

  2. Repalabrador Says:

    Es cierto que son un poco…densos, diría yo, pero las obras de los rusos siguen resultándome interesantes. Y nunca digas nunca…

  3. A mi me gustan los cuentos cortos. Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: