Santiago, 16: Los no racistas

P1030142

[Una ley: «El comportamiento humano no está regulado por leyes». Hay curiosas regularidades, hay patrones gastados, hasta hay tipos al que todo el mundo odia; pero no hay leyes. La del incesto tampoco: son sandeces de los antropólogos y los psicoanalistas que no hacen más que cazar leyes.]

Otra ley: «Tras la declaración No soy racista viene un pero seguido de una afirmación racista». Puede también ser xenófoba, o simplemente un prejuicio del tipo: «Los gitanos son todos ladrones». Hoy, el no racista —o racista en el armario—, ha sido mi dermatólogo quien, tras decirme que algunos hongos están fuera del cuerpo y otros dentro, declaró que los médicos peruanos son peores que los chilenos pero que, como son simpáticos, a la gente le gustan más: «Yo no soy prejuicioso, es más, me encanta que venga gente de otros lados, pero…».

Y, por cosas así, uno se entera de que el delirio de grandeza no es sólo argentino. Un interesante asunto que trataré en otro momento. Sólo me animo a adelantar una constatación: hay algunos por aquí que dicen que Chile es un país europeo que está en Latinoamérica. Lo dicen y nadie se ríe.

Anuncios

2 comentarios to “Santiago, 16: Los no racistas”

  1. Muchas veces la xenofobia viene disfrazada de patriotismo. Parece que el ser humano necesita algunas muletas para apoyarse y que no se lesmorone la autoestima, aunque sea a costa del vecino más débil..

  2. Quise decir “le desmorone”-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: