Batalla épica

Los Jugos Gástricos calcularon para el ojete las fuerzas del oponente: el acabóse. Dijo el Comandante: «Nunca come morcilla», y cuando vio entrar media morcilla por el píloro pensó: «Estamos jodidos», pero se calló el boquino, por eso de la moral de la tropa y lo que estudió en el curso de liderazgo. Después pensó: «Morcilla, sí; pero chorizo no»: éste no me come embutido. Y el píloro, otra vez, como una máquina de dejarlo como idiota: dos medios choris, una punta casi sin cortar (estaba caliente). El Comandante, digno, mandó al muere a lo mejorcito que tenía para revertir la tendencia: medio litro de ácido clorhídrico sin diluir ni filtrar: «Gómez, vaya y me los hace pelota». Gómez fue y del chori quedó: aminoácidos sueltos, moléculas de grasa como para parar un tren, agua tornasolada y espesa más un pedazo de piola, que es como la fibra: pasa derechito. Victoria pírrica, porque detrás del chori: una metralla de asado del carnicero, dos pedazos generosos de matambre y una costilla.

A esa altura, los Jugos Gástricos eran todos retaguardia: no había valientes. (¡Bateríííía, atención! Llega un informe espía en clave: «Jefe, el asador está poniendo otra entrañita, hay unos que llegan más tarde a comer».) El Comandante reflexionó un instante: «Si nos vamos, nos vamos a lo grande, no vine a empatar.» Al ataque mis valientes y allá fueron, desmoralizados, pero enteros: una cascada de diluyente concentrado, formación en v (de los romanos). Cantó victoria al pedo el Comandante, porque, ya de vuelta, de espaldas al píloro, triunfal, celebraba con champán la gesta heroica, cuando con el rabillo del ojo ve: («¡Serán cabrones!») tres pedazos tres de cerdo a la llama. «Muchachos, esto es mi Waterloo», dijo y pidió el cambio de destino.

En eso, un pedazo de tomate, la única verdura en todo el estómago que había presenciado la debacle desde el principio dijo para sus adentros: «Vaya palizón.»

Anuncios

4 comentarios to “Batalla épica”

  1. Anónimo Says:

    Toda semejanza al asado del día de Navidad es pura coincidencia.
    T

  2. MUY BUENO.. me encantó… la verdad que desde ese punto de vista, parece que le damos duro al pobre sobre todo en las juntadas familiares y de amigos….
    Tania

  3. Anónimo Says:

    En la foto, las parrillas se ven tan inocentes, huérfanas, desamparadas…Es el antes…Las tres se llenarán de como cuarenta kilos de carne…y las tres se vaciarán en los estómagos de alegres comensales. Esos asados son de antología. Para pasar al Guiness de los records…
    T.

  4. Nunca había mirada el asado desde ese punto de vista tan interno, pero que es una fiesta, lo es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: