El urinal de Duchamp

Han traído el urinal de Duchamp el MNAC. Bueno, el urinal de Duchamp no, porque se rompió. Han traído otro, una réplica del setenta y pico. No fue difícil reproducirlo, auque la firmita costó lo suyo. Menos mal que no se rompió el David que ahí sí que la hemos jodido.

De mi casa en Poblenou es difícil llegar a Plaça Espanya: cuatro calles hasta la boca del Metro; línea cuatro, la amarilla, hasta Urquinaona. Ahí, cambiar a la roja (túnel corto pero calenturiento) y leer un diario gratuito hasta Plaça Espanya. Finalmente, subir por las escaleras mecánicas hasta el MNAC, pasando la nube de guiris que rodea la fuente acuático musical. Cuarenta minutos, más o menos. Es demasiado: miraré el urinal por Internet.

Es lo que tiene esta época de bocas chiquitas: desde que los dadaístas dinamitaron el arte y dejaron sólo jirones, ya no vale la pena tomarse el trabajo de ir y ver. Lo suculento del arte contemporáneo es la polvareda que levanta, la legión de ofendidos («eso no es arte»), los tortuosos nombres de las obras, las derivaciones filosóficas de una lata llena de mierda e iluminada por un neón con forma de corazón, o bien las hilarantes explicaciones del artista explayándose sobre lo que quiso decir, sobre la sustancial reflexión que pretendía provocar con su tiburón cortado en dos. Ya no hay arte: Duchamp lo molió con su idea de vejiga y esfínter, y hoy sólo tenemos una filosofía del arte o, si se quiere, sólo tenemos las palabras sobre el arte que no existe. Todo eso es muy de agradecer, claro: ya no hay que sudar la gota gorda, la sustancia está en el aire.

Anuncios

2 comentarios to “El urinal de Duchamp”

  1. TEMAZO!

    Aca en casa hemos charlado largamente sobre el tema, pero dentro de la musica. Esta bueno Reynols? No. Esta bueno La Velvet Underground? No. Esta bueno Syd Barret? No. Esta buena la Psicodelia de los 70? no (si es sin droga). Esta bueno Daniel Johnston? No.

    Pero abren fronteras, expanden limites, generan criticas y fanaticos frikis. Y despues viene un limadito que chupo todo eso y lo reformula dentro de los canones: John Lennon, Roger Waters, Ian Curtis, Led Zeppelin, etc. Esos sí te vuelan las pelucas, pero gracias a un background apriori de otros que se limaron el bocho y se salieron de lo estandares.

    Beso.

  2. La idea del arte moderno es, como en el resto del mundo actual, la descartabilidad. Si el urinal se rompió, Duchamp busca otro, pone la firma, cobra un dineral (la firma es la obra de arte, tal vez). Eso no se puede hacer con el David. En fin, David hay uno solo, y urinales hay en quichicientos baños.
    Voy a ponerle mi firma al inodoro de mi baño y voy a cobrar por verlo…un modo de aumentar mis ingresos de jubilada.
    T

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: