Diario de un sudaca (extracto primero): La bestialidad gallega

[Durante mis años catalanes, escribí algunos artículos con mis reflexiones de recién llegado e inmigrante. Las reflexiones derivaron en un intento de libro que llamé Diario de un sudaca. Aquí el primer extracto (en general, las columnas son demasiado largas para el blog: subiré las más cortas). El que quiera la versión completa del texto (en .pdf) no tiene más que solicitarlo por los canales que estime conveniente.]

No hay forma de explicárselo a mi padre. Le he regalado libros, le he contado las partes que conozco de la convulsa historia de esta tierra sangrante, le he preparado pa amb tomàquet, lo he sacado a las calles de Barcelona el 11 de septiembre, le he abollado la cabeza para que diga castellano en lugar de español, le he mostrado lo contentos que se ponen los catalanes cuando gana la rojigualda, le he hablado de identidades, de recelos enquistados, de patrias enfrentadas. No hay tutía: para él siguen siendo todos gallegos. ¿Cómo andan los gallegos? Bien, papá, bien, ahí andan los gallegos. Y, dentro de esa visión de España homogénea y uniforme (pero sin la mala leche de los yonquis del patriotismo centralista), mi padre ha dado con la bestialidad gallega, concepto que le ha venido de perla para aclarar algunos misterios.

Desde sus ojos, la bestialidad gallega explica: el griterío de los bares, la facilidad con la que se inician las broncas en el tráfico, la crueldad de las corridas de toros (incluidos los embolaos, esos toros que corren con los cuernos en llamas por las calles de Soria, entre el griterío de la turba y aspirantes a toreros), las mujeres asesinadas, los atropellados correfocs de la Mercè, esas caídas de castellers que estrujan el pecho, la tomatina, los encierros de los Sanfermines, la rudeza en el tono al hablar, las peloteras de tertulianos en la radio y el griterío de la prensa rosa… y un largo etcétera. Pero los toros, sobre todo los toros.

No sé si será la bestialidad gallega lo que explica todo eso; pero hoy, después de ver el telediario, creo que tendré que pensarme dos veces lo que dice mi padre: tan pifiado no anda.

Anuncios

4 comentarios to “Diario de un sudaca (extracto primero): La bestialidad gallega”

  1. Remembranzas muchas :)

  2. Me encantó: Me podrías mandar esos artículos completos ? Un beso

  3. Detrás de todos los dichos populares hay algo de sabiduría.

  4. Detrás de todos los dichos populares hay algo de sabiduría.
    T.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: