Santiago, 30: Deportes de riesgo en Santiago

Al santiaguino medio le pueden los deportes de riesgo. Dice el mito que si a los choferes les da por conducir muy lento, los viajantes se ponen de malas, y hasta ha habido algún mamporro. (Por cierto, el mismo mito dice que esa lucha por los derechos del deportista de riesgo contribuyó a la creación de una campaña mediática en defensa de los conductores mamporreados: «No coscachee a su chofer. Está haciendo su trabajo», o algo así.)

Como fuere, y quizás para no ofender a la parroquia de los morituri, los conductores de las micros en Santiago pisan fuerte el acelerador y todos en paz. Por mi parte, voy agarrado a todo lo que puedo, en ese estado que precede al ataque de pánico. Pero, al mirar a mis compañeros de viaje en busca de solidaridad en el terror, me doy cuenta de que soy el único que sabe que está pronto a morir. Y mientras hago la cuenta de pecados y buenas obras y me da negativo, observo con envidia los plácidos semblantes de mis acompañantes de turno: charlan despreocupadamente o, simplemente, disfrutan en silencio los bandazos y las frenadas en 20 metros.

Una adrenalina urbana que no es para cualquiera. Pero no me crea: venga y vea. No hay que tirarse en bungee o hacer kite surf para sentirse vivo. Con una tarjeta bip! es suficiente.

Anuncios

2 comentarios to “Santiago, 30: Deportes de riesgo en Santiago”

  1. jiji. una vez, en viña del mar creo, no podíamos creer con mi hermana la velocidad del micro. increíble.

    hace 2 años nuevos, fuimos con la cri a ver los fuegos a valpo. Increible fiesta, nunca había visto algo de esa magnitud en mi vida, miles de personas escaviando en la calle. Incluso al otro día, siempre sale el saldo de muertos por alcohol o mala suerte. Creo que ese año fueron 2.
    Volviendo a no se donde (por que dormimos en la playa), vimos un micro dado vuelta, abandonado. no había nadie adentro, ni nadie mirando. La ciudad estaba paralizada, muerta, durmiendo. Y el micro dado vuelta hacía a uno sacudir la cabeza para chequear lo verídico del suceso.

  2. Me gustó este relato. En Mendoza suele pasar con los taxi. O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: