El Negro

El error del Negro no se deriva de un conocimiento inadecuado de la realidad: el Negro es inteligente, sensible y, en cualquier caso, determinista. El error del Negro es de cálculo o, a lo sumo, de ignorancia. El Negro cree, honestamente cree, que es un tigre de bengala; o bueno, da lo mismo, para el caso puede creer que es un chita o un león. En fin, un gran felino (no soy un entendido).

Cree que el comedor es su sabana, la suya propia, privada: desde la altura de la mesa otea sus dominios para que no se le revolucione el rancho, que hay mucha cuchillada trapera últimamente. Si lo ves, echado de lado, magnífico, altivo, no parece un simple gato. Y no sólo por el tamaño que le han dado sus huevos perdidos: los gatos son más modestos, conocen sus limitaciones. El Negro no: gira la cabeza lentamente, te mira fijo y no baja la vista hasta que le decís algo. El es así. Se para con gesto de señor feudal, camina como una serpentina de aceite en el agua y caderea pesadamente, en cámara lenta, histriónico. Sabe que lo estamos mirando y hace de cada movimiento un número de circo. Pasa sobre los adornos sin tocarlos, como si estuviera hecho de aire puro o hecho de nada: ni los roza. Se complace en su elegancia, rey del comedor, desde la mesita de las fotos a la biblioteca, desde el sillón a la repisa. La Marilyn se lo zamparía de un bocado, pero la tiene convencida. Y ahí todos, ciegos como fieles, alabando el paso del monarca.

El Negro ese es un hijo de puta, nos lo tiene creído a nosotros también y eso que nosotros lo trajimos a disgusto de la casa de la calle Pampa. Ahora está con las garras apenas salidas del borde de la silla, soberbio y majestuoso, tuerce la cabeza y con un suave salto aterriza sobre el desayunador, hace una pausa, se encoge sobre sí mismo y hunde el hocico en la leche. Cada tanto levanta la cabeza, como si el platito fuera una presa aún caliente que cayó por la refinación de sus dotes para la caza. Es leche, Negro, es leche.

Anuncios

4 comentarios to “El Negro”

  1. Que lindo esto que escribiste Jav !!! Ya lo sabés …. amo los gatos.

  2. Es mucho más que un gato, con su personalidad tan definida. Me gusta cuando se sube a la mesa, se para a mi lado y me toca con la manito, reclamando cariño. A veces me he despertado porque me toca la cara con la manito, como acariciándome. Eso no se lo ahce a nadie más. El sabe con quién puede y con quién no.

  3. Este ùltimo comentario es de la Tere.

  4. Ahora sí voy yo. Es cierto ese gato tiene algo especial, ya hace más de 12 años que nos acompaña, es un felino, señorial, con estilo, independiente, ágil, observador, callejero, a veces buscador de cariño, generoso con la comida con su amigo el blanquito. ¡es un personaje! O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: